Imagen

Colgado

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Enero 2018

Colgado, como la blusa que te quitaste por primera vez junto al río. Colgado igual que caminaba de tu brazo por la avenida. Colgado del mismo modo que contemplaba pasmado tu belleza. Colgado, a la manera que trataba de averiguar si soñaba al verte descansar desnuda a mi lado. Colgado, igual que la palabra a este lado de la línea telefónica después de que cortaras por última vez la comunicación. Colgado, como las perchas sobrantes de la mudanza después de que dejaras mis armarios vacíos… y mi corazón, colgado.

Anuncios

Decrépito

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Noviembre 2013
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Noviembre 2013

No supe que era viejo hasta que, sin ti, me vi entre todas las mujeres. Sólo tu mirada me hacía bello y tu ceguera alumbró mi decadencia. No me supe agotado hasta que, sin ti, el vigor me rodeó. Y ahora arrugado, caduco y mondo dejo que el viento me arrastre para que los brotes se deleiten con mi humilde decrepitud.

Caída

Rivas-Vaciamadrid (Madrid).  Abril 2013
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Abril 2013

No pude evitar el dolor pero hacía tiempo que se veía venir. Quizá nunca agarraron lo suficiente las raíces que lo sustentaban y por eso, cuanto más intentaba crecer, más débil se volvía. Cualquier mínimo contratiempo lo agitaba y los intentos por mantenerlo en pie sólo dañaban más mi menguado ánimo. No pude evitar el dolor, áspero como si le arrancara las entrañas a la tierra pero no me arrepiento. Cuando dejé las llaves en la mesita de la entrada salí por la puerta sin volver la mirada.

Elección

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Julio 2012

Todas las mañanas, cuando miro el mundo, me planteo la misma duda: disfrutar con la belleza de lo que me rodea o enfadarme con aquello que no funciona. Si me abstraigo de lo feo, me acerco a la felicidad pero el desorden gana terreno. Si me concentro en lo malo, el estómago se retuerce y lo bello pasa inadvertido por mi rostro avinagrado. Esta decisión, en apariencia intrascendente, marca el camino de mi vida y la de quienes me rodean. A pesar del debate continuo, al final siempre elijo lo mismo: olvidar el gris y sonreír con la luz. Sin embargo, cuando ni yo mismo me veo, acudo a los rincones oscuros para intentar solucionar el problema.

Gastado

Muñana (Ávila). Marzo 2012

Acudieron juntos a la tienda y, cuando el vendedor les mostró el catálogo, no dudaron en escoger el color de la esperanza. Al llegar a casa dejaron la bolsa con los utensilios en la entrada y se tiraron sobre el suelo para dibujar mapas en la piel. Los gemidos reverberaban contra las paredes vacías. Después, mientras él se encargaba de las superficies grandes, ella cubría los rincones. Así, a pesar de que los besos interrumpían la tarea con frecuencia, no tardaron terminar la faena y todo el hogar quedó en armonía. Los años deterioraron la pintura pero no encontraron momento de regresar a la tienda. Tampoco para garabatear la espalda. Fue entonces cuando los mapas oxidados surgieron bajo las superficies gastadas.

Culpable

Ribadavia (Ourense). Agosto 2011

Los barcos dormidos de la bahía son testigos de que me atrapó con la red que tejía su voz inquieta. Las azaleas del paseo, vencidas por el viento, podrán jurar que no ofrecí resistencia a sus dedos, que buscaron brotes bajo mi piel de otoño. No podrá callar la aurora que me tragué un beso y los siguientes cuando, borracho por el dulce zumo de su mirada moscatel, me colgué de su cintura. Mas con tan ilustres testigos la luna creciente me declaró culpable, acusado por retener contra su voluntad al deseo.