Imagen

¡Qué se jodan!

Sofía (Bulgaria). Marzo 2018

Los girasoles deben estar granando y los gorriones peleándose por alcanzar las semillas hinchadas. Debe estar saliendo el sol en algún lugar sin cemento donde las torres no lo oculten. Ha llovido pero no piso el barro porque ni siquiera bajo las baldosas rotas veo la tierra húmeda sino charcos iridiscentes por la grasa acumulada. Imagino todo eso (el azul asomando entre las nubes recién vertidas y los pájaros juguetones entre las flores amarillas) mientras en la ciudad sin color me aprisionan entre la calzada y las cámaras de las farolas que me vigilan para evitar que sueñe. ¡Qué se jodan!

Anuncios

Melone

Villaconejos (Madrid). Julio 2014
Villaconejos (Madrid). Julio 2014

Hacía caló. tanta caló como sólo saben quienes se atreven a pisar el asfalto madrileño en el mes de julio. Más que en agosto, por mucho que algunos digan. Tanta caló que daba pereza hasta mover la lengua para añadirle la “r” final. Pero tuvo que ser en julio cuando llegaste y, como cantaba Javier, al revuelo de tu falda se refrescó el verano. Con tu acento nórdico por sintonía y tu curiosidad por brújula nos embarcamos sin rumbo a descubrir horizontes alternando visitas con besos y souvenirs con suspiros. Con el trajín llegó el hambre y entre los páramos mesetarios hallamos un oasis de almíbar donde reposamos bajo palmeras de poliéster. Lúbrica en tu deleite te observé encendido anhelando libar el néctar que corría por tu piel, más desnuda que cubierta debido a los rigores veraniegos. Logré controlar mi deseo. El vendedor te miraba, quizá tan ávido como yo pero él no se pudo dominar y, poco antes de que terminaras de comer, con casi todo tu cuerpo cubierto por el azúcar exclamó: “¡Qué melone! ¡Qué melone! Ehtá bueno ¿verdad? ¡Allí en zu tierra no comen melone como ehtoh!”.

Subvención

Viana do Castelo (Portugal).  Agosto 2013
Viana do Castelo (Portugal). Agosto 2013

El gobierno regional ofrece subvenciones a los trabajadores autónomos que deseen implementar en sus negocios el inglés aplicado a las nuevas tecnologías de la información así como estrategias de márketing on line o venta electrónica  para así contribuir a la globalización, internacionalización y proyección exterior de proyectos desarrollados dentro del ámbito regional. Así, quienes se acojan a estas medidas, podrán mejorar sus conocimientos en SEO, gestionar campañas SEM, cocnocer más a fondo la analítica Web y Adwords. Estas ayudas permitirán a quienes se acojan a ellas elaborar proyectos TIC, crear páginas Web destinadas al comercio electrónico dentro de redes comunicacionales de acuerdo a los diferentes sistemas operativos en los que se garantice la seguridad informática. Los interesados deberán presentar solicitud telemática anexando copias digitalizadas de los documentos requeridos mediante la utilidad de la firma electrónica siempre y cuando dispongan de los correspondientes certificados electrónicos reconocidos. Para conocer la normativa aplicable pueden dirigirse al boletín correspondiente.

 

oncedeloncedelonce

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Septiembre 2010

Hoy puede ser un gran día” me dijo Serrat al oído cuando al abrir los ojos vi un cielo azul entreverado de nubes altas y claras. Dudo, sin embargo, que los cerdos a quienes hoy les llega su Sanmartín piensen lo mismo. Ni Pancracio y Fortuna, que hoy trabajarán duro para atender las peticiones de quienes rezan y restriegan jorobas esperando que una bola les cambie la vida. Pero el sol luce, el viento descansa y el otoño sonríe. Así que, ya sabes, escucha al amigo: “aprovecharlo o que pase de largo, depende en parte de ti“, como ayer… y como mañana, aunque ya sea doce.

Túnel

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Septiembre 2010

Aunque no llegué a ver la entrada me di cuenta de que había atravesado el túnel del tiempo porque aparecí en un lugar casi olvidado de mi infancia. Rosquillas y garrapiñados bajo tenderetes portátiles, paseantes curiosos entre parrillas humeantes, niños falderos pidiendo dulces y abriéndose paso entre devotos, ancianos y ociosos aquel viejo carrito de madera cargado de bloques de hielo y empujado por una voz que grita “¡hayy bommbón heladoigayy bombón heladoiga!”.