Imagen

Murmullo

Sortelha (Portugal). Marzo 2015

Quizá sigamos jugando en aquel banco. Sí, ya sé que no estas; yo tampoco, pero algunas noches acudo y me acompañas, aunque ignoro si tú lo sabes. Con frecuencia se escucha un murmullo; parece el viento que se cuela entre los rincones pero si prestas atención, descifrarás los diálogos: nuestras palabras mezcladas con todas las conversaciones de las que fue testigo aquella mesa. Quizá nos quedáramos allí para siempre, viendo como la maleza crecía alrededor de nuestras risas mientras el té se enfriaba.

Anuncios

Soledad

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Abril 2014
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Abril 2014

A veces coincide con el frío pero no siempre por eso no quiero usarlo de excusa. Sucede que lo externo se vuelve extraño. Se alían las cuentas bancarias con los vecinos, los electrodomésticos con los amigos y el clima con la familia; todos juntos contra mi firmeza. Entonces no quiero nada salvo lo que me conforta: el calor, el silencio, el tiempo, la brisa, una cerveza y la mejor compañía: mi soledad.

Sillas

Alicante. Enero 2014
Alicante. Enero 2014
Apenas nos vimos unas horas. Su barco zarpaba al anochecer y mi tren unas horas antes. Tras ponernos al día después de los años de ausencia se hizo el silencio.  Incluso la brisa se paró convirtiendo el mar en un espejo donde mirarnos; cada uno a sí mismo a través de la imagen del otro, recorriendo en un instante eterno pasado, presente y futuro. La sirena de un barco rompió el misterio y un periódico abandonado sobre la mesa reanudó la conversación. Quizá no volviéramos a vernos pero nos despedimos como quien sale a por el pan. Marché sin girar la cabeza para conservar esa imagen del abrazo en vez de su soledad entre las sillas.

Un gran día

El Campello (Alicante). Enero 2014
El Campello (Alicante). Enero 2014

“Hoy puede ser un gran día”, dijo sin mucho convencimiento, sólo por alejar el silencio. “¿Tú crees?” Le contestó ella escéptica. “No, para que fuera un gran día necesitaría tener mucho dinero”, replicó él. “Y llenar la habitación de velas y quedarnos en la cama toda la mañana”, siguió ella mientras colocaba los cacharros del desayuno en el fregadero. El silencio regresó y ellos continuaron con sus tareas cotidianas, como todas las mañanas, sin apenas mirarse a los ojos.

Veo, veo

Gran Canaria. Diciembre 2013
Gran Canaria. Diciembre 2013

A veces veo doble (aunque no haya bebido). Veo belleza y cochambre. Veo tranquilidad y espanto. Veo alegría y desolación. Veo motivos para la reconciliación y para el enfrentamiento. Veo motivos para el enfado y para el contento. Veo y disfruto y padezco y me canso y me animo. Entonces intento tapar un ojo y elegir pero en vez de ver sencillo, todo lo veo a medias.

Viajamos

Trujillo (Cáceres). Diciembre 2013
Trujillo (Cáceres). Diciembre 2013

Ya te sabes todos mis chistes y no te hacen gracia mis tics. Ya te he contado, varias veces, mi pasado y no te sorprenden mis ideas. Adivino tus problemas con solo mirarte pero ya no me apetece consolarte. Y viajamos. Recorremos playas desiertas de arena abrasadora o extrañas calles de baldosas frías buscando sensaciones nuevas con la esperanza de volver a encontrarnos pero ni siquiera nos miramos.