Escalera

El Campello (Alicante). Enero 2013
El Campello (Alicante). Enero 2013

Es más fácil creer en un dios a quien dar las gracias y adorar para no buscar explicaciones y poder pedir perdón por la culpa de la desobediencia. Es más fácil creer en un dios juez omnipresente ante quien rendir cuentas en la meta prometida de un camino extraño. Es más fácil creer en un dios todopoderoso hacedor y construir escaleras que acerquen a su vera antes que vivir dudando.

Anuncios

Veo, veo

Gran Canaria. Diciembre 2013
Gran Canaria. Diciembre 2013

A veces veo doble (aunque no haya bebido). Veo belleza y cochambre. Veo tranquilidad y espanto. Veo alegría y desolación. Veo motivos para la reconciliación y para el enfrentamiento. Veo motivos para el enfado y para el contento. Veo y disfruto y padezco y me canso y me animo. Entonces intento tapar un ojo y elegir pero en vez de ver sencillo, todo lo veo a medias.

Miedo

Gran Canaria. Diciembre 2013
Gran Canaria. Diciembre 2013

Miedo a lo que llega. Miedo a lo diferente. Miedo a lo extraño. Miedo al cambio. Miedo al miedo. Miedo. Miedo que paraliza. Miedo que adormece. Miedo que idiotece. Miedo que desprotege. Miedo que entorpece. Miedo. Miedo inútil.  Miedo mudable. Miedo infame. Miedo inepto. Miedo cobarde. Miedo.

Sin ganas

Caminha (Portugal). Agosto 2013
Caminha (Portugal). Agosto 2013

Cuando aquí comienza a ponerse el sol hace tiempo que para ti es de noche. Mientras recojo los bártulos de playa me detengo a contemplar como la luz se oculta sin ganas e imagino aquellas calles encapotadas y tu ánimo apagado bajo las farolas encendidas. Me apena la distancia y te recuerdo chapoteando entre las olas pero entonces me apena la ausencia y te imagino a mi lado porque sé que cuando pasen unas horas, aunque miles de kilómetros nos separen, los dos contemplaremos la misma luna.

SPG

Barreiros (Lugo). Agosto 2012

Una tarde de verano, Margarita comenzó a caminar por la playa mirando sólo como sus pies descalzos se hundían en la arena, gozando con la brisa sobre su piel desnuda, alimentándose del aroma salado. Antes de que se diera cuenta, la noche se le vino encima, levantó la vista y se vio perdida. Entonces sintió la arena fría, la brisa, vendaval y el aroma amargo. Deshojó una a una las dudas de su nombre preguntando por el camino de vuelta pero cuando se quedó sin pétalos seguía desorientada. Ya se había decidido a seguir avanzando, sólo por inercia, hacia la única luz del ocaso; entonces, volvió a parar y en sus entrañas halló el Satélite de Posicionamiento Global.

Círculo

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Junio 2012

A las gotas, como a mí, les mandaron hacer todos los días el mismo trabajo: despertar, viajar apretujadas con sus semejantes en un tubo para  llegar al lugar donde tienen que competir con sus compañeras y demostrar lo que valen. La mayoría cumplen correctamente con su cometido pero algunos espíritus libres se salen del trayecto marcado o se dejan llevar por el viento para salpicar donde les plazca y escaparse así del círculo vicioso.