Imagen

Comedor

Madrid. Marzo de 2018

Cuando terminaban las clases de la mañana acudíamos al comedor. Nos separaban en dos grupos: los pensionistas, a las mesas de la derecha; los mediopensionistas, a las de la izquierda. A los primeros les servían la comida elaborada en el colegio; a los otros, entre los que me encontraba yo, la tartera que nuestra madre nos había preparado la noche anterior. Llegada la hora, se abrían las puertas abatibles que daban a una cocina que nunca llegué a ver y aparecían los carros que transportaban nuestra comida recién recalentada. En una tartera de aluminio que todavía conservo, llegaba el fino cordón que me unía al hogar. Rara vez sabía de antemano qué me esperaba en el interior de esos dos compartimentos metálicos, pero, aunque no siempre me gustara el contenido, en cada plato encontraba el cariño que me aliviaba de los rigores escolares.

Anuncios

Soledad

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Abril 2014
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Abril 2014

A veces coincide con el frío pero no siempre por eso no quiero usarlo de excusa. Sucede que lo externo se vuelve extraño. Se alían las cuentas bancarias con los vecinos, los electrodomésticos con los amigos y el clima con la familia; todos juntos contra mi firmeza. Entonces no quiero nada salvo lo que me conforta: el calor, el silencio, el tiempo, la brisa, una cerveza y la mejor compañía: mi soledad.

Viajamos

Trujillo (Cáceres). Diciembre 2013
Trujillo (Cáceres). Diciembre 2013

Ya te sabes todos mis chistes y no te hacen gracia mis tics. Ya te he contado, varias veces, mi pasado y no te sorprenden mis ideas. Adivino tus problemas con solo mirarte pero ya no me apetece consolarte. Y viajamos. Recorremos playas desiertas de arena abrasadora o extrañas calles de baldosas frías buscando sensaciones nuevas con la esperanza de volver a encontrarnos pero ni siquiera nos miramos.