Imagen

La vida por delante

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Mejorada del Campo (Madrid). Enero 2018

Me gustaba que refrescara un poco por la noche, como si necesitase justificaciones para acurrucarme sobre tu espalda. Me gustaba dormir con la persiana levantada para que el sol pudiera dibujar tu silueta al despertar. Me gustaba que te mancharas las manos con el zumo de naranja para limpiarte los dedos con la lengua; y que tu café quemase para ver tus morritos soplando. Me gustaba admirar tu garbo cuando marchabas al trabajo aunque, mucho más, verte quitar la ropa al regresar. Me gustaba tenerte y que me tuvieras. La vida sigue, sí, pero me fastidia arroparme, que me deslumbre el sol mañanero, que se derrame el zumo y que me abrase el café. La vida sigue, pero no veo agitarse tu falda al compás de tus caderas cuando sales al trabajo porque un día no regresaste.

Anuncios

Chalets

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Febrero 2012

Por la ventana del cuarto nunca entra el sol pero sí la banda sonora del estrecho patio que cuenta en directo las historias del vecindario. Las niñas conviven en tres metros cuadrados donde comparten litera, armario, escritorio y secretos. Al niño pronto habría que sacarlo del dormitorio para que los padres pudieran tener secretos. Mientras, sueñan.