Organización

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Mayo 2014
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Mayo 2014

Hasta que llegó el quinto no había demasiado problema. Incluso con un poco de anarquía conseguíamos que los niños llegaran a tiempo al colegio y sentarnos todos juntos a la mesa para las comidas. Cuando nació Marcial las cosas se complicaron y necesitamos imponer disciplinas. A partir del sexto la organización cuartelaria nos salvó del caos.

Anuncios

Moral

Baradán (La Rioja). Noviembre 2013
Baradán (La Rioja). Noviembre 2013

De entre todas las morales,
la moral más verdadera
la del pan sobre la mesa
a la hora de comer.
Son las leyes de Bamako
y, aunque aquí no se respetan,
las lleva como bandera.

Extracto de “Princesa de Bamako” de La Canalla

Ahora

Barco de Porto (Portugal). Agosto 2013.
Barco do Porto (Portugal). Agosto 2013.

Ahora que no importan las horas, porque el tiempo se desliza como la brisa que barre, a veces, el pasado y oculta el porvenir. Ahora que ya hicimos todo lo que debimos o quizá tan sólo lo que pudimos dejando pendiente mucho de lo que en verdad hubiéramos querido. Ahora que nadie nos vigila, que el sol calienta la tarde y que acudieron los amigos. Ahora, es el momento de charlar, sin prisa, de aquel tiempo que sufrimos, de las risas regaladas, de los llantos cobrados, los besos encontrados y los deseos perdidos, de los días por vivir.

Comerte

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Marzo 2013
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Marzo 2013

Primero con la vista: de arriba abajo pero sin prisa, disfrutando con cada porción e imaginando el tacto en la lengua. Después con las yemas de los dedos y cerrando los ojos para sentir mejor como tu calor va pasando a mi cuerpo como por ósmosis. Sin abrir los ojos, acercar mi enorme nariz para llenarla de ese aroma que emanas, me enloquece y distrae de todo lo demás. Y cuando el apetito me pida a gritos que te devore, esperar unos segundos más para escuchar el pálpito de tu corazón, tu respiración entrecortada, tus gemidos y entonces, sólo entonces, comenzar a comerte… devorarte.

Saboreando

Salobreña (Granada). Abril 2012

Bebo la vida a tragos largos con el ansia del sediento que encuentra un pozo; también a tragos cortos, saboreando cada gota como quien cata un vino. Otra veces la tomo de un sólo sorbo rápido y me quedo con el vaso vacío. Me bebo la vida de golpe, a tragos largos o cortos y me embriago de existencia: de luna, de miradas o de palabras y así, ebrio, mis sentidos se exaltan y cada respiración, cada color, cada caricia llegan multiplicadas. Agoto cada gota de vida y me emborracho hasta el punto de perder el sentido de la realidad y así, ausente, es la propia vida quien acude a despertarme de la mona con una bofetada.

Carne

Ourense. Agosto 2011

Debo concentrarme en la parte y no en el todo. Sí, mejor no pensarlo; no imaginar las piezas del puzzle colocadas correctamente cada una en su sitio. Si me abstraigo puede que hasta me guste. Si cierro los ojos… si respiro el aroma… si consigo dar un bocado y paladear… quizá así, ciego, pueda disfrutar de cada mordisco, como de la vida, sin pararme a pensar demasiado de donde viene y como terminará.