Imagen

Comedor

Madrid. Marzo de 2018

Cuando terminaban las clases de la mañana acudíamos al comedor. Nos separaban en dos grupos: los pensionistas, a las mesas de la derecha; los mediopensionistas, a las de la izquierda. A los primeros les servían la comida elaborada en el colegio; a los otros, entre los que me encontraba yo, la tartera que nuestra madre nos había preparado la noche anterior. Llegada la hora, se abrían las puertas abatibles que daban a una cocina que nunca llegué a ver y aparecían los carros que transportaban nuestra comida recién recalentada. En una tartera de aluminio que todavía conservo, llegaba el fino cordón que me unía al hogar. Rara vez sabía de antemano qué me esperaba en el interior de esos dos compartimentos metálicos, pero, aunque no siempre me gustara el contenido, en cada plato encontraba el cariño que me aliviaba de los rigores escolares.

Anuncios

Silencio

Benquerencia (Lugo). Agosto 2012

Lo peor de todo es que ahora, ni siquiera me importa. La primera vez que percibí el silencio me preocupé y al día siguiente hablamos de ello. Terminó en discusión y volvió el silencio. No tardé en acostumbrarme porque, bien pensado, resultaba cómodo. Seguimos juntos, quizá también por comodidad o tal vez por rutina. No lo sé. Pero lo peor es que ni siquiera me importa.

Menú del día

Faramontaos (Ourense). Junio 2012

Debiera estar contento cuando llega la hora de la comida. Se supone que dejamos de trabajar y comentamos el programa que pusieron anoche en la tele o nos contamos las preocupaciones de casa. Pero siempre hay un capullo que mete al jefe en la conversación. ¡Y se jodió el puchero! Y mira qué está rico, porque Carmiña cocina muy bien. Sé que todas las mañanas va al mercado, escoge los productos y los prepara con esmero. Lo malo es ya me sé el menú de memoria; hoy lunes tendremos: caldo, el gol del minuto quince, churrasco, la excursión del sábado al río, flan con nata y la putada que le hicieron a Fernández los de contabilidad…  y, sin embargo, estoy deseando que llegue la hora de la comida.