Habría

Capbreton (Francia).  Agosto 2014
Capbreton (Francia). Agosto 2014

Sé que habría podido llegar a amarla. Sus ojos, de un color indeciso, reflejaban todas las tonalidades de los lugares donde me gusta perderme: verde bosque, mar turquesa, amarilla duna. Sé que habría podido llegar a amarla. Como una promesa, su boca, nunca cerrada, pronunciaba los sueños de mis desvelos y anunciaba besos para el menú de cada día. Sé que habría podido llegar a amarla porque su cuerpo imperfecto reclamaba a gritos mis manos para desbaratar certidumbres y moldear dudas. Horas antes de abandonar definitivamente la ciudad pasé por última vez bajo su ventana y me despedí en silencio. Sé que habría podido llegar a amarla pero nunca nos dirigimos la palabra.

Anuncios

Siglo Veintiuno

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Mayo 2013
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Mayo 2013

Tecleas besos mientras miras a la pantalla y escuchas susurros pregrabados con limitador de frecuencia. Quieres descansar y en la nevera encuentras jarabe de glucosa con potenciador del sabor. Miras al cielo y te saludan nubes de plástico. Bienvenido al siglo Veintiuno.

Saludo

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Octubre 2012

Como ayer, como la semana pasada, como el mes anterior, nada más despertar miré a través la ventana y saludé al cielo. Me devolvió el saludo con un ramo de nubes ardientes; ayer con ovejas sin esquilar amontonándose y la semana pasada con un azul tranquilizador; quizá porque el mes anterior no quiso ofrecerme colores. Así, cada mañana, el cielo me recibe de un modo diferente mientras yo me enfrento a un día prácticamente igual al de ayer, al de la semana pasada, o al del mes anterior.

Fluido

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Septiembre 2012

En realidad no sufro penas. A veces surgen contratiempos, claro, pero si me alejo y los observo de lejos, desaparecen mezclados con las alegrías. Mientras, se suceden los días: ligeros como la corriente del arroyo que refresca o densos como el jabón que depura. Así, la realidad se confunde con los sueños, los deseos con las ambiciones, las verdades con las mentiras y la tristeza se diluye entre tanto desconcierto.

Fantasma

Ourense. Agosto 2012

Había una estación fantasma. Todas las tardes al volver de clase la veíamos. Interrumpíamos la conversación para observar cómo pasaba a toda velocidad a través de las ventanillas e inventábamos historias que transcurrían en sus andenes abandonados. Después, recuperábamos la realidad del vagón repleto de caras vacías que regresaban, aunque nosotros sólo veíamos figuras difuminadas, ajenas a nuestras ilusiones. Cada día se producía un instante de silencio cuando nuestras miradas se cruzaban y un cosquilleo subía desde el ombligo hasta la garganta. Entonces llegaba mi parada y bajaba volviendo la mirada para observar como ella quedaba sola en un rincón del vagón, abrazando el libro de inglés.

Reflejo

Imagen
Río Miño (Ourense). Diciembre 2011

A través del cristal la vida y la muerte pasan en un segundo sin que la piel se erice. A través del cristal la pena y la gloria duran lo que tarda en llegar el siguiente comercial. A través del cristal el éxito se consigue sin esfuerzo y el fracaso se olvida con el siguiente premiado. Tanto se había acostumbrado a ver el mundo a través del cristal que la realidad cercana le resultaba indiferente y ya no lograba distinguir la imagen de su reflejo. Pero no le importó porque a través del cristal todo es posible y en realidad se creía un pobre diablo.