Imagen

Pacifista

Plovdiv (Bulgaria). Marzo 2018

Una vez soñé que empezaba la guerra. Los dirigentes de los bandos contendientes reunían bajo la carpa de un enorme circo a una amplia representación de sus súbditos, entre los que me encontraba yo, para formalizar el comienzo. El acto consistía en sortear quien lanzaba el primer disparo; el agraciado debía apuntar a las gradas en que se encontraban los vasallos contrarios y disparar al tun tun. El azar quiso que el balazo acabase en mi cuello con tal dolor que me desperté. Ese día aparqué todas mis armas: el tirachinas, la carabina de aire comprimido, los palos que simulaban espadas… y me hice pacifista.

Anuncios
Imagen

No camines fuera de este área

A 10.000 km sobre el mundo. Abril 2015

Me despierta el frescor de la mañana en la cara o un beso suave en los labios. Después, el idiota del cruce, un correo impertinente, la avería sin reparar, plazos de entrega, los números rojos, el calendario, la incomprensible lógica de las máquinas… mientras espero que llegue la noche para dormir sintiendo el frescor en la cara o un beso en los labios.

Mirador

Paracuellos del Jarama (Madrid). Febrero 2012

Aquí quien vive es mi hija, estoy unos días con ella y luego me voy a casa de la otra que tiene un chalet por ahí abajo… no recuerdo el nombre del pueblo. Yo soy justo de detrás de aquellas montañas. Allí nací y allí crecí, atendiendo al ganado y llevándolo de un lado para otro en busca de pastos mejores cuando llegaban las nieves. Ahora salgo un rato a pasear y echo la mañana hasta la hora de comer. ¿Has visto los aviones?

La señal

Madrid. Mayo 2011

Caminaba cabizbajo ocupado en retorcidos pensamientos. Tropezaba en las esquinas con pasos apresurados y dudas existenciales cuando el claxon de un vehículo nervioso me devolvió al momento y lugar en que me encontraba. Asustado alcé la vista y sin apenas tiempo para reponerme encontré, como una tremenda bofetada, una respuesta escrita en el cielo. Tomé aliento, miré a ambos lados de la calle antes de cruzar y continué caminando cabizbajo ocupado en retorcidos pensamientos.