Imagen

Pacifista

Plovdiv (Bulgaria). Marzo 2018

Una vez soñé que empezaba la guerra. Los dirigentes de los bandos contendientes reunían bajo la carpa de un enorme circo a una amplia representación de sus súbditos, entre los que me encontraba yo, para formalizar el comienzo. El acto consistía en sortear quien lanzaba el primer disparo; el agraciado debía apuntar a las gradas en que se encontraban los vasallos contrarios y disparar al tun tun. El azar quiso que el balazo acabase en mi cuello con tal dolor que me desperté. Ese día aparqué todas mis armas: el tirachinas, la carabina de aire comprimido, los palos que simulaban espadas… y me hice pacifista.

Anuncios

Límite

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Julio 2014
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Julio 2014

Vamos, ven, sube a mi coche; pasa al asiento de atrás. En el disfrutaremos sin límite de velocidad. Vamos, nena, te sobra la ropa: el jersey al volante, la falda a volar que es tu cuerpo mi camino y tu sexo mi destino. Mis manos buscan tus pechos, mi lengua tu paladar. Pega tu cuerpo al mío que aún podemos continuar. No hay radares aquí dentro, no hay límite de velocidad. El cristal ya se empaña. Nuestros cuerpos sudan más. Los besos nos empapan. Las manos no quieren parar. No hay radares aquí dentro, no hay límite de velocidad. Sigue, sigue, sigue, cielo… ¡aún podemos acelerar!

Calor

La Aldehuela (Madrid). Julio 2014
La Aldehuela (Madrid). Julio 2014

– ¿No te pasa a ti que te levantas algunas mañanas pensando en la inmortalidad del alma? …lo infinito del espacio, la esencia del ser… ¿Qué nos diferencia de las ardillas? A veces, estos pensamientos me conmocionan hasta un punto en que la angustia me oprime el pecho y dudo incluso de la existencia.

– Eso es el calor. Voy a por una birra ¿Te traigo otra?