Lugar

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Diciembre 2013
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Diciembre 2013

El despertador pide a gritos que me levante y la pantalla del termómetro susurra: “quédate”. También tu cuerpo entre las sábanas me pide que ignore los gritos del jefe, colega del reloj. La noche ya no es cómplice de los besos sino venda que ciega la ventana y retiene al día. Pero el dios, siempre injusto, del quehacer puede más que los deseos y a patadas nos expulsa de un edén entre algodones a este infierno de oficinas, espabilados con un veneno de agua sucia. Ahora, querida, entre los borregos que me empujan camino del matadero, me evado pensando en ti; sin armadura pero con casco que en mi cabeza, a ritmo de rock, me lleva por un instante a aquel lugar a recordar tu calor.

Anuncios

Madrugá

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Noviembre 2013
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Noviembre 2013

Como no me interesan los números, no me dedico a restar los años que a ti te faltan o los que a mí me puedan sobrar. Si yo te quiero y tú me quieres no cuesta mucho imaginar que sin normas ni recelos juntos podríamos gozar. No estoy loco aunque me chifla cuando empiezo a imaginar el oro que en tu melena el sol pinta en la madrugá. Por eso, basta de cuentas que para dos que saben amar no hay leyes, ni chismes, ni cifras, sino chispas que saltan al besar.

 

Memoria

Madrid. Diciembre 2013
Madrid. Diciembre 2013

Quizá ya ni recuerdes que te amé porque hoy se pierde entre las sombras. O quizá en tu memoria intermitente mi imagen se presente como en mí el aroma de tu piel. Yo, que te adoré como a una diosa desde el día primero en que te vi, hoy, sin templo y sin rosario, pasado ya por el calvario, rara vez me encomiendo a ti. Pero siguen presentes los sabores, siempre dulces -ya borré los amargores- que aquellas tardes robadas me diste y cuando acuden me pregunto si alguna vez aún te acuerdas de mí.

Nuevo

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Noviembre 2013
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Noviembre 2013

El tiempo no tiene fronteras. Tampoco el Planeta aunque el ser humano se empeñe en fragmentar. Mañana sólo se diferenciará de ayer en las decisiones que tomes hoy. Sueña pero despierta, ilusiónate pero no esperes, ten fe pero actúa. Desea pero lucha por alcanzar. Y así, sea cual sea el número que lleve el futuro, un trocito de felicidad te acompañará siempre que el sol nos diga que ha comenzado un nuevo día.

Nubes

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Junio 2013
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Junio 2013

Quisiera decir que sé como te sientes pero mentiría. Me siento inútil cuando te veo triste y tus penas no escampan como la tormenta cuando te tomo de la mano. No sé qué más puedo hacer así que siéntate y mira el cielo: cuenta las nubes pasar y olvida el tiempo. No tardará en salir el sol.

Saludo

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Octubre 2012

Como ayer, como la semana pasada, como el mes anterior, nada más despertar miré a través la ventana y saludé al cielo. Me devolvió el saludo con un ramo de nubes ardientes; ayer con ovejas sin esquilar amontonándose y la semana pasada con un azul tranquilizador; quizá porque el mes anterior no quiso ofrecerme colores. Así, cada mañana, el cielo me recibe de un modo diferente mientras yo me enfrento a un día prácticamente igual al de ayer, al de la semana pasada, o al del mes anterior.

Amanecía

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Diciembre 2010

Los pájaros se confundieron cuando se ocultó el sol y escondieron la cabeza bajo su ala para dormir. Sin embargo, amanecía. Los árboles llevaban varios meses durmiendo y por eso sus ramas desnudas se recortaban sin pudor contra el cielo negro. Sin embargo, amanecía. En medio de ese invierno negro de tímido sol, aves confusas e impúdicos árboles, ella se ahogaba en penas. Sin embargo, amanecía.