Imagen

Abrazo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Enero 2018

Su abrazo me dejó frío. Llegaba con meses de retraso y me pareció forzado. Por eso me quedé inmóvil, dejando que sus brazos se enredaran en mi espalda mientras los míos caían sin tomar una decisión. Se extrañó y preguntó por mi pasado deseo. Se ha disuelto, contesté, entre las miradas no devueltas, los besos esquivados y las caricias perdidas.

Anuncios

Mentira

Madrid. Enero 2013
Madrid. Enero 2013
Fue una noche de esas en las que uno se abandona a la vida, se borra el “no” del vocabulario y se apunta un “sí” a cada sonrisa. El humo ocultaba los rostros y el volumen de la música las palabras pero el ritmo pintaba contorneos en los cuerpos que se agitaban poseídos por el compás festivo. Entre el tumulto escuché su mirada y le traje una copa que me pagó con un beso. Creo que daban un concierto aunque yo sólo veía la armonía repetida al ritmo de sus caderas; como única poesía, su cintura. Antes del segundo cigarro nos besamos sin que redoblaran los tambores y se fue antes del bis. Le regalé mis dedos para pulsera y le robé un mordisco para colgante. Me despidió con una promesa aunque de sobra sé que mentía.

 

Beso

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Mayo 2011

Podría describir a la perfección como se besaban, como sus dedos paseaban por la nuca para acercar los labios y saborearlos igual que un cóctel dulce. O como las manos de él se perdían por la cintura contraria, desvelada gracias a una camiseta incompleta. Incluso si me lo propusiera podría definir las miradas, ciegas a los testigos y al escenario. Pero me esfuerzo en vano por imaginar adjetivos que definan la corriente eléctrica que se generaba en las lenguas y provocaba esos destellos en las pupilas. No, por mucho que lo intento, no consigo resumir lo importante de aquel beso.

Crisis

Junto al Sena, París. Julio 2006
Junto al Sena, París. Julio 2006

Sentados al borde del ocaso, en el centro de nuestro cuento, en un remanso del declive, poco antes de la decadencia imparable de esta cuenta de resultados, miro adentro y me pregunto ¿Cuándo empezó, amor, nuestro amor a morir?

El beso

Cementerio de Montparnasse, París. Julio 2006
Cementerio de Montparnasse, París. Julio 2006

Podría describir a la perfección como se besaban, como sus dedos paseaban por la nuca para acercar los labios y saborearlos igual que un cóctel dulce. O como las manos de él se perdían por la cintura contraria, desvelada gracias a una camiseta incompleta. Incluso si me lo propusiera podría definir las miradas, ciegas a los testigos y al escenario. Pero me esfuerzo en vano por imaginar adjetivos que definan la corriente eléctrica que se generaba en las lenguas y provocaba esos destellos en las pupilas. No, por mucho que lo intento, no consigo resumir lo importante de aquel beso.

Juntos

Teruel. Abril 2006
Teruel. Abril 2006

Bailemos juntos, más juntos. Tan pegados que pueda sentir tus latidos en mi pecho y que la savia de mis brazos palpite en tu espalda. Cuando la música termine, no te vayas, enrédate en mi cuello como una hiedra y cuéntame al oído lo que te queda por ver.