Imagen

El calcetín

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Marzo 2018

Como los asesinos, regresé al lugar de los hechos. A la luz del día, y sin los cristales del coche empañados de por medio, el bosque se veía diferente. En vez de tus gemidos y mis latidos acompasados se escuchaban las melodías arrítmicas de los pájaros. No me deslumbraba tu mirada ardiente sino los rayos del sol recordándome que estaba despierto. Parecía tan distinto el rincón que llegué a dudar si se trataba del mismo; dudé incluso de mi memoria y de confundir realidad con deseo. Entonces, un cuco me llamó y lo busqué entre las ramas. Juguetón, se había escondido, pero en lo alto del árbol encontré la prueba que necesitaba: aquel calcetín que perdimos en el fragor de la batalla.

Anuncios
Imagen

Real

0312-2018-BR
San Martín de los Herreros (Palencia). Febrero 2018

Éramos tan felices que creíamos vivir en un sueño, ignorando las señales que nos indicaban el camino a la realidad. Éramos tan felices que caminábamos sin pisar el suelo, rechazando las señales que nos indicaban el camino por el que andar. Éramos tan felices que, ciegos a todo lo ajeno, nos topamos con la vida real y despertamos de golpe.

Imagen

No camines fuera de este área

A 10.000 km sobre el mundo. Abril 2015

Me despierta el frescor de la mañana en la cara o un beso suave en los labios. Después, el idiota del cruce, un correo impertinente, la avería sin reparar, plazos de entrega, los números rojos, el calendario, la incomprensible lógica de las máquinas… mientras espero que llegue la noche para dormir sintiendo el frescor en la cara o un beso en los labios.

Personas

Pinedo (Valencia). Diciembre 2014
Pinedo (Valencia). Diciembre 2014

El día que no importen las naciones, ni las religiones, ni los colores, ni las opiniones, ni los prejuicios… sino las personas, la humanidad avanzará un paso de gigante.

Rebelde

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Julio 2014
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Julio 2014

Un ambiente, una señal. A veces, una calle, el agua, el gas… pueden seguir varias direcciones o adaptarse. Puedes ir o venir por esa calle que pertenece a un pueblo, a una ciudad; por ese agua que siempre llega al mar, por ese aire que respiras frío o cálido, húmedo o seco y que, de repente, cambia. Puedes tomar precauciones o ignorarlas; como las advertencias. Y llegar a casa húmedo y libre o sometido y seco. Como un don nadie temeroso y un camino que nadie anhela encontrar pero que siempre lleva a una carretera abierta a los viajes, a lo desconocido, al peligro, a la acción.

Rumbo

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Junio 2014
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Junio 2014

A veces pierdo el rumbo y camino sin destino. Pero no me paro: Mis pies autónomos avanzan por inercia sorteando piedras o saltando, de oca en oca, del pozo al laberinto. Y sigo; atento a las señales que, de vez en cuando, me marcan el rumbo.

Despacio

Rivas-Vaciamadrid (Madrid).  Mayo 2014
Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Mayo 2014

Despacio sube hasta la ese de sonrisa y llega a la ele de labios. Observa de lejos la o de los ojos y, sin atreverse con la be de labios, el caracol baja de mi cuaderno y continua su paseo por la hierba.