Tarde

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Septiembre 2020

Aún rebotan en mi cabeza las palabras que, procedentes de tu boca, me invitaban a besarte. Empaparon mis oídos como el humo que llenaba la sala se pegó a la chaqueta que te escudaba. Quizá esa fuera la barrera o la excusa. O quizá me frenó la sombra del pasado que nublaba tu pupila dejando un rastro de tristeza y contradiciendo a tus labios. Terminó la música, encendieron las luces del bar y no te besé. Ante la puerta del coche nos despedimos con frases gastadas y deseo castrado. Quizá mañana te vuelva a ver; quizá mañana sea tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s