Puente

Allariz (Ourense). Agosto 2020

El rítmico remar de los piragüistas rasgaba el raso de la tranquila corriente del río. Los caminantes, en cadencioso tránsito, repiqueteaban con sus tacones sobre los adoquines que alfombraban el puente. En la orilla, abandonados sobre un frondoso lecho, nos amábamos sordos y ciegos mientras dos ojos tapizados de musgo nos custodiaban.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s