Rabia

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Junio 2020

Al finalizar el día sólo me apetecía dar un puñetazo sobre la mesa para romper todo lo que había salido torcido desde que me levanté. Es decir, resquebrajar en pedazos el día entero. Pero tuve un instante de lucidez. En vez de golpear, respiré profundamente e inhalé el aroma de la noche. Puse un disco, acudí a la nevera, abrí una cerveza y me senté a olvidar. A partir de entonces, todo empezó a mejorar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s