Sentada

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Junio 2020

En un banco del parque pasamos sentados la última tarde, casi sin hablarnos. Yo, recordando los días en que ella me amaba; ella, ansiando el momento en que yo me marchara. Lejanos los tiempos de risas y besos, de bromas a los veranos que nos separaban, cuando esas distancias aún no nos importaban. Yo aporto la chispa, decía, y tú la experiencia. Después con pucheros pedía andanzas: rodar por barrancos, volar sin resguardo. Adiós, nos dijimos, sin llantos ni encantos y marché con añoro de tiempos felices dejando a teresa sentada en el banco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s