Borregos

Muñana (Ávila). Mayo de 2018

Entré al templo. Los borregos callaban, escuchaban y asentían sin dudar, sin pensar siquiera que podían dudar. Pasé después por el estadio y encontré a los borregos berreando al unísono como si, en vez de cientos de cabezas, una sola opinara. En la plaza los borregos miraban al orador convencidos de sus palabras y agitaban las cabezas ratificando el discurso. Los destellos de la pantalla iluminaban las cabezas de los borregos que, sin opinión propia, devoraban las opiniones ajenas y las digerían como parte su alimento. Terminé en un auditorio atiborrado de borregos coreando estribillos y consignas sin vacilar, ausentes de reflexión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s