Pañuelo

Pañuelo

Arganda (Madrid). Marzo, 2015

Refrescaba al salir de casa y te volviste para coger un pañuelo. Caminamos. Charlamos. Caminamos. Nos miramos a los ojos. Nos sentamos sobre una isla de hierba en un claro del bosque y, sin dejar de mirarnos a los ojos, juguetearon las manos. Un golpe de viento se llevó entonces tu pañuelo pero ya no tenías frío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s