El Yaki

2030-2014-BR

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Noviembre 2014

Santiago Peláez siempre fue muy guapo. En clase tenía locas, no sólo a las niñas sino también a las profesoras, que le sonreían aunque nunca hiciese los deberes. Por eso y su simpatía, no tardó en ejercerse en líder: a su alrededor orbitaban permanentemente sus admiradores pero también los envidiosos que, aunque no se atrevieran a confesarlo, no eran pocos. En el barrio todos le conocían por “El Yaki”, no se sabe bien si porque alguien derivó su nombre o porque hablaba juntando las palabras y con frecuencia decía frases como: “Yakistamos tos, podímos jugarlgo”. Un día dejé de verlo por el barrio. Se oían muchas razones: que habían encarcelado a su padre, que su madre se lo había llevado al pueblo… el caso es que nunca volví a saber de él hasta que una mañana lo encontré repartiendo prensa en su furgón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s