Luna

Auñón (Guadalajara). Julio 2014

Auñón (Guadalajara). Julio 2014

Sin levantarse de la silla de anea tomó las tenazas, las acercó a la lumbre y cogió una brasa. Retiró la ceniza con un ligero soplido y la acercó a la boca para encender de nuevo la colilla de picadura. Con la misma calma devolvió la brasa a su lugar y aspiró el tabaco. Mis ojos seguían silenciosos sus movimientos rituales. No me creo que el hombre haya llegado a la luna, dijo. Pero, ¡abuelo! repliqué sin poder argumentar en contra. Es imposible, insistió, no se puede salir de la tierra. Mientras, la abuela trajinaba en la cocina, también ritual y sin prisa, se acercó a la alacena y me llamó: anda, ven a por la merienda. Tomé la rebanada de pan con aceite y salí a la calle a mirar el cielo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s