Guiño

Madrid. Marzo 2014

Madrid. Marzo 2014

Cuando aquella tarde encontré tu cara entre las últimas filas del público, todos los días del clase que había deseado acariciar tu melena mientras miraba tu espalda en el pupitre delantero se agolparon en la boca de mi estómago. Entonces se difuminaron el resto de espectadores y sólo tuve ojos para los tuyos. Descubrí tu sonrisa y empecé a tocar sólo para ti, como si no existiera auditorio y las velas titilaran entre nosotros. Con un guiño me dijiste que poco te importaban mis compañeros y sospecho que sus acordes sólo sirvieron para abrirme paso hasta tu boca. Tras el concierto nos amamos sobre el césped; después desapareciste en la noche pero cada vez que suena aquella melodía regresa la promesa de tu guiño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s