Guiño

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Mayo 2013

Hasta la tercera canción todo parecía normal. De pronto los pies cobraron vida y al unísono comenzaron a ejecutar un ligero vaivén acompasado. Les siguieron las rodillas y al poco las caderas. Después los brazos, separados de los troncos, agitaron el aire como espantando mosquitos. Antes de terminar esa tercera pieza, un puñado de gente desconocida que sólo seis minutos antes poseían sus propios cuerpos, habían perdido el control de las extremidades y bailaban despojados de vergüenza. También desbocado, logré un segundo de juicio para observar alegre la escena. “Tranquilo, todo está controlado” me dijo el músico en ese momento con un guiño cómplice.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s