Cromos

Denia (Alicante). Mayo 2013

Cada vez que desenvolvíamos un bollo esperábamos con más ansia el sobre con el cromo que el sabor dulzón del pastel. El año que regalaron la colección de motos empezamos a crecer y cada estampa se convertía en un deseo. Los motoristas de la época sobre aquellas máquinas soñadas se convirtieron en ídolos y mientras llorábamos a nuestros padres suplicando un motor de baja cilindrada, recorríamos el barrio a pedales rugiendo revoluciones con la boca y girando el fijo puño derecho del manillar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s