Veranos

Majaelrayo (Guadalajara). Marzo 2013

Majaelrayo (Guadalajara). Marzo 2013

No había vuelto por allí desde que dejamos de ir al pueblo. Entonces la alegría inundaba la casa. La alberca que mi abuelo pintó de azul para convertir en piscina bullía a diario de niños y niñas intentando aplacar los rigores veraniegos. Mientras, los de la otra pandilla se bañaban en el río y nos miraban tan celosos que por la tarde nos esperaban escondidos para lanzarnos piedras. Aquellas peleas infantiles, aparentemente inocentes, derivaron en batallas que salpicaron a los mayores. No fui consciente del que sería el último verano ni siquiera cuando vi a mis padres empaquetar más bultos de los normales al llegar septiembre. Después llegaron los hoteles con sus enormes piscinas y niños extranjeros que rara vez buscaban bronca pero aquellos baños del huerto me acompañaron en la memoria durante muchos veranos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s