Sacrificio

Ocentejo (Guadalajara). Noviembre 2012

Ocentejo (Guadalajara). Noviembre 2012

Cuando vio refulgir el sol sobre el filo del cuchillo que blandía la mano que le había dado de comer desde que nació pensó que aquello era una señal del todopoderoso. Por eso no se movió ni siquiera cuando la hoja comenzaba a segarle el cuello. Lo aceptó como un designio del destino y aun tuvo tiempo para ver como la sangre salpicaba su inmaculada lana. Esa noche sus tiernos músculos como alimento celebrarían otro nacimiento mientras su pellejo se apergaminaba sin llegar, si quiera, a ser morral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s