Inclasificable

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Octubre 2012

No sé bien donde clasificarte. A pesar de que compartimos algunos momentos buenos, solo las noches de acidez de estómago acudes a mis sueños. Amanecido, tu imagen se borra y la resaca de la pesadilla me regala retortijones y sabor amargo. Tan absurdo sería el arrepentimiento como negar que disfruté pero cuando acude el recuerdo de aquellas cenas en las que agotábamos el vino, no acompaña el aroma de tu piel sino dolor y penas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s