Botijo

Alcalá de Henares (Madrid). Septiembre 2012

Cuando, en el año dos mil antes de cristo, los primeros almerienses se inventaron el botijo, probablemente no supieran que mediante una ecuación se podía calcular el grado de enfriamiento del agua en el interior de la vasija pero como tampoco tenían nevera ni botellines, no se les ocurrió una manera mejor de refrescar el verano. Cuatro mil años después, electrodomésticos de última generación que presumen de ahorro energético conservan a la temperatura idónea refrescos de laboratorio. Sin embargo, cuando los geranios presumen de flores y el calor de la meseta aprieta, nada como un trago del botijo para calmar la sed.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s