Comestibles

Cifuentes (Guadalajara). Noviembre 2012

El día que regresé a las calles donde había jugado, los recuerdos se acumularon de golpe en el pecho hasta que se derramaron por los ojos. Poco habían cambiado los ladrillos o las aceras pero el vendaval del tiempo había barrido la vida. El tendero de la esquina donde compraba las chucherías, la señora que iba a la compra con aquella niña que me sonreía, los compañeros de gamberradas… habían echado el cierre o esperaban comprador a precio de saldo. Quité los colores, añadí movimiento y pantalones cortos para que durante un instante volviera el barrio que fue. Sólo así desaparecieron los letreros de “se vende” y bajo las lágrimas brotó una sonrisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s