Tratado

Alcalá de Henares (Madrid). Septiembre 2012

Nuestro Tratado de Amistad Eterna no incluía besos. Lo firmamos una noche de confesiones entre copas de cerveza mientras el deseo se diluía con el llanto de una trompeta. En Nuestro Tratado de Amistad Eterna acordamos quitarnos las penas con destilados abrazos fraternales. Lo cumplimos y acudimos desde la distancia cada vez que nos requerimos. Pero a veces de su boca no salen palabras sino mariposas que revolotean dudosas unos segundos antes de posarse en mis labios. Entonces diluimos el deseo en otra copa de cerveza y regresamos a casa, separados, para dormir sin deshacer la cama .

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s