Tarea

Ribadeo (Lugo). Agosto 2012

Esa mañana dejé descansar al despertador y me levanté de la cama cuando los huesos me lo pidieron. Salí a pasear sin rumbo, sin prisa y sin cámara porque no tenía ninguna obligación. O eso creía yo porque cuando tan sólo había avanzado unos metros, un árbol me asaltó ordenándome que volviera a por mi herramienta y me pusiera a trabajar inmediatamente. Y yo, que soy un mandado, le hice caso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s