En Vespa

Barreiros (Lugo). Agosto 2012

Hay días en que la suciedad se va acumulando sobre el cuerpo, la mente y el corazón. No se trata del polvo de los caminos ni de los residuos de la contaminación sino de las partículas invisibles que los contratiempos van depositando sobre el alma. Esos días, más que nunca, un paseo en Vespa resulta purificador. En una tarde que anuncia primavera, con el sol cayendo aún de soslayo, giro a fondo el puño del acelerador y siento como el viento se va llevando todas las moléculas desagradables que aprisionaban los ánimos. Alargo el camino de vuelta y llego a casa reconfortado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s