Noticia

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Julio 2012

El cielo se abrió cuando supo la noticia. Llovió durante toda la mañana, llovío a la noche y aún al día siguiente seguía lloviendo. Ahora que todo iba a cambiar no se sentía triste ni rebosaba alegría. La humedad que subía por los zapatos le empapaba las entrañas, germen de la transformación, y el frío se confundía con los pensamientos que aturullaban su cabeza, tan confusos que ni el fuerte viento los aclaraba. A veces se cumplen los sueños, se dijo; sí, pero ¿por qué ahora?, se contestó.
Entre las rendijas de la acera empapada asomó el brote de un crisantemo que florecerá en otoño y, cuando estaba a punto de pisarlo, un rayo de sol rompió las nubes e iluminó su cara de alegría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s