Sábanas

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Marzo 2012

Mientras el viento agitaba los últimos pétalos del almendro sólo podía pensar en las sábanas deslizándose sobre tu piel. Aquella primavera también se adelantó y los besos apresurados alegraron el final de un invierno tan frío que al asomarnos a la ventana y ver los árboles cubiertos de blanco pensamos que era nieve. Corriste a la cama en busca de calor y al hacerte hueco ondeó la tela dibujando una corola sobre tus piernas como pistilos. Ante aquel gineceo me embriagué y hoy, mientras el viento agitaba los últimos pétalos del almendro, sólo podía pensar en las sábanas deslizándose sobre tu piel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s