Derretido

Muñana (Ávila). Marzo 2012

Cuando llegué al parque y lo encontré vacío, una congoja me cortó la respiración. Me senté a esperar en el mismo banco desde donde nuestros padres nos vigilaban y vi pasar la tarde lenta.  El bombón que había robado a los postres se derretía entre mis dedos sin que ella pudiera llegar a probarlo. Entonces aún no sabía que la habían castigado sin salir y mi corazón, como el chocolate inútil, se fundió con el estómago encogido.

Anuncios

2 comentarios en “Derretido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s