La zarza

Coslada (Madrid). Febrero 2012

Moisés salió a pasear y vio una zarza ardiendo. Entre la columna de humo se le aparecieron unos hombres desarrapados. Se le vino a la cabeza un pasaje bíblico pero sabía que en el siglo veintiuno el Espíritu Santo no visita los suburbios. Alarmado, rebuscó entre los bolsillos el teléfono móvil. Los hombres lo miraron y Moisés se paralizó. Ellos se dieron la vuelta y siguieron alimentando las llamas con cables robados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s