Mirada

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Febrero 2012

La chica del bombín entro sin hacer ruido pero cuando se quitó el sombrero sus ojos provocaron un estruendo que alborotó la sala entera. La chica del bombín se sentó en silencio en una esquina con el sombrero sobre las piernas juntas y esos ojos comenzaron a narrar una historia. Fingí no escuchar pero al cabo de un rato la trama me había enganchado. La chica del bombín se levantó antes de tiempo intentando pasar desapercibida pero, aunque alzó la mirada unos segundos, me dejó con el final en los labios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s