Camino

Untes (Ourense). Diciembre 2011

Se terminaba la luz al finalizar el último día del año mientras caminaba por un bosque a la orilla del río. Ningún calendario se deshojaba porque ni los pájaros ni las ramas sabían que los hombres cambiábamos esa noche la cuenta. Las hojas muertas podrían ser un símil de los días pasados pero, sin pensar en eso, las pisaba disfrutando del crujido. El camino ante mis ojos podría ser un símil de los días por venir pero, sin pensar en eso, avanzaba disfrutando del aroma que ni siquiera me molesté en describir y que empapaba tanto como la humedad de la tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s