Con porras

La Adrada (Ávila). Noviembre 2011

La rutina me viste después de levantarme con puntualidad y la cocina inútil me mira silenciosa. Cierro la puerta por fuera dejando tu casa (“que no es mía sin ti“) tan vacía e inquieta como el día que te marcharon. Hay días que no le encuentro el sentido pero sigo bajando al bar y, sin quitarme el sombrero, me pongo una sonrisa, pido un café con porras y me enfrento al día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s