Gimnasia

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Noviembre 2011

La clase de gimnasia siempre supuso un suplicio. Comenzaba a ponerme nervioso desde por la mañana al vestirme con el chándal reglamentario y cuando, horas después, sonaba el timbre para bajar al patio, el pánico me bloqueaba. Los más ágiles y fuertes disfrutaban con los ejercicios y exhibían sus habilidades sobre el plinto como gallos encaramados a un palo. Los débiles y torpes nos escondíamos al final de la fila confiando en pasar inadvertidos ante los ojos medidores del profesor. No recuerdo que nunca se conjugaran los verbos “participar”, “aprender” o “disfrutar”. Los adverbios comparativos y el único objetivo de la victoria aumentaban constantemente los tiempos a batir, las alturas a saltar o el peso a lanzar consiguiendo así aumentar las distancias entre ganadores y perdedores. Solo muchos años después, con el cronómetro ya olvidado, comencé a disfrutar del ejercicio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s