Banda sonora

Llegada de garcetas

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Octubre 2011

Acostumbrado a ver películas, imaginaba que todo tenía banda sonora: que los besos sonaban a violines, las carreras golpeaban tambores y los paisajes incluían pianos. Pero sin auriculares, en aquel anochecer sin melodía, lo más parecido a un ritmo era la llegada incesante de aves cuyas alas ni siquiera se batían a compás. Entonces se dio cuenta de que lo que tenía ante sus ojos era la realidad y sin pantalla de alta definición ni dolby surround, resultaba aún más estremecedora que un noticiario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s