Viaje

Granada. Septiembre 2011

Una tarde de verano, un abuelo guipuzcoano le propuso a su nieto salir a pescar. El niño, tras hacerse el remolón un rato y cansado de jugar con la vídeo consola, aceptó. Mientras el adulto le explicaba al joven como colocar el anzuelo, un turista madrileño pasó por allí cargado con su cámara y captó la escena. Meses después, esa imagen resultó seleccionada para una exposición y el abuelo apareció con sus nietos en una pared de Granada. Entre los muchos espectadores que contemplaron las instantáneas mostradas, una turista japonesa se emocionó con la toma costumbrista y la escogió entre otras para llevársela con ella a su país de origen. Los pescadores guipuzcoanos, sin imaginárselo, volaron entonces a Japón donde hoy es posible que descansen sobre un escritorio o duerman para siempre en un vertedero nipón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s