Suspiro

Granada. Septiembre 2011

Dicen que Boabdil suspiró desde una colina al contemplar la Alambra mientras marchaba al exilio. Después, Granada cambió de rey pero siguió dominada por el alcázar y sus habitantes palaciegos. Quinientos años después, miles de turistas invaden sus calles y ocupan los miradores solariegos para contemplar, como el moro, el tesoro perdido. Algunos suspiran ante la majestuosidad, otros, marcan un aspa en la casilla de “lugares visitados” y siguen caminando ajenos.

Anuncios

Un comentario en “Suspiro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s