Hueco

Granada. Septiembre 2011

Hay noches que la cama es más fría y mayor el vacío, que las sábanas desamparan y calla una almohada inútil. Resulta vano el calor de los gatos y se alejan las paredes, no calma un poema y tras el cristal tililan tristes bombillas. Hay noches que se congelan los pies que no caliento y no hay nada que perder porque nada se ganó. El lado del colchón que no se hunde aprisiona mi pecho y no se apaga la vela de tu mesilla que no se encendió. Hay noches que no basta el silencio ni la mano conocida y la mirada que sueña echa el cierre recordándote, imaginándote. Hay noches que no hay prisa porque sólo tu hueco me espera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s