El otro

Granada. Septiembre 2011

A veces pienso que se terminó mi tiempo. Acabaron los proyectos y las ilusiones se difuminaron como el humo del cigarrillo que antes siempre colgaba de mi boca. Aquellos días acuden hoy como si contemplase una gastada película antigua cuyo protagonista me resulta familiar pero no termino de reconocer. Algunas mañanas me propongo imitarle pero la rutina cae a plomo sobre mis hombros y otra vez se hace de noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s