Frío

Granada. Septiembre 2011

El cielo se volvió naranja, después violeta, morado y de un azul tan intenso que parecía negro. Las farolas se encendieron. Desaparecieron los paseantes de la plaza y cesó el ruido en la calle. El perro se cansó de dar vueltas alrededor del banco y se sentó a su lado. Ella no se había movido de allí desde que las nubes destacaban sobre el cielo aún azul. En las manos sostenía un teléfono a cuya pantalla miraba obsesiva como pidiendo una explicación. Por todas las ventanas del vecindario, menos por una, se escuchaban los tenedores contra el cristal de los platos batiendo los huevos para la cena. Llovió sin ganas, sólo para humedecer las margaritas, el cielo se volvió negro y la silueta de la mujer se fundió con la noche. En su casa cenarían frío, como había quedado su corazón.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s