Cuarto

Granada. Septiembre 2011

La colcha que cubría la cama había estado de moda años atrás y el color neutro de las paredes camuflaba la suciedad. Ni esos detalles ni las láminas de supermercado que pretendían adornar la estancia nos importaban. En realidad apenas nos dimos cuenta porque después de muchos meses de deseo reprimido aquel cuarto alquilado por horas nos pareció un palacio. La ropa rodó por el suelo de terrazo y nosotros por el colchón de espuma durante más tiempo del contratado. En un descanso nos tomamos la molestia de enjuagar el apetito contenido en la ropa interior y la colgamos para que se airearse. Mientras se secaba seguimos recuperando los días perdidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s