Reconversión

Madrid. Agosto 2011

En el barrio todo el mundo le conocía como “el Casquero“. A su pequeña tienda acudía todos los días a cambiar los tebeos de Mortadelo y Filemón: con mi ejemplar leído en la mano repasaba el montón de tebeos gastados que el Casquero me ofrecía.  Siempre pensé que ese sería su apellido hasta que me explicaron que antes que novelas usadas vendía despojos de animales. Años después, cuando regresé al barrio, la casquería-papelería se había convertido en inmobiliaria y la regentaban unos señores vestidos con traje de gran almacén. Creo que ya ni siquiera existe esa inmobiliaria. Ya se sabe, para sobrevivir hay que reconvertirse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s