Co juntos

Ourense. Agosto 2011

Prudencio Pérez leía el periódico local sentado en el sillón de su despacho, con los pies sobre la mesa, mientras esperaba que sonase el teléfono. Al terminar la última página lo arrojó a un rincón donde se amontonaba la prensa de días anteriores, se puso en pie y retiró un visillo amarillento para asomarse a la ventana. Los escasos transeúntes, en su mayoría  jubilados, caminaban sin prisa y con bolsas de plástico en las manos. Volvió la vista al despacho y recorrió las paredes decoradas con descoloridos pósteres medio despegados y viejas fotos de músicos sonrientes. El teléfono gris que un día fue moderno seguía mudo. Sin ganas ni convencimiento, Prudencio Pérez tomó su abrigo y salió del despacho para unirse a los paseantes sin prisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s